lunes, 22 de noviembre de 2010

colombia: En Barranquilla hay una sobreoferta de 9 mil taxis pero, ¿qué hacemos con el desempleo?



“En la Fundación Taxista Ejemplar hay disponibles tres mil cupos para otorgarles seguridad social a taxistas y sus familias. Jairo Buitrago

Por Alix López

El presidente de Conaltaxis, Álvaro Forero Granados, confía en que el alcalde Alejandro Char cumpla la promesa que firmó a finales de octubre con los sindicatos de conductores de taxis para implementar desde este 1o. de diciembre el pico y placa para particulares.
En entrevista a EL HERALDO, critica además al secretario de Movilidad, Alfredo Piñeres, por soberbio y arrogante, y considera que si bien por ley estamos obligados a usar el taxímetro, en Barranquilla no ha funcionado por la misma idiosincrasia del usuario.

Los taxistas lo critican porque dicen que usted nunca los ha representado y que nunca ha manejado taxi.

Nunca he dicho que soy vocero de ellos, pero eso no quiere decir que no los defienda y en todo lo que pueda, los apoyaré. Hemos constituido la Fundación Taxista Ejemplar y Fundación Taxista Digno que les brinda seguridad social y capacitación a los conductores.

¿Cuántos taxis ruedan en Barranquilla? 

Incluyendo los 2 mil de Soledad, tenemos 15 mil vehículos, es decir, unos 30 mil conductores.

Son demasiados para una población como la nuestra.

Claro, hay una sobreoferta de nueve mil taxis, porque realmente deberían haber máximo 4 mil, pero es que no queda de otra. El que queda desempleado lo primero que hace es comprar un taxi o una moto. El Estado no tiene un programa social al respecto.

Si el parque automotor está congelado desde la alcaldía de Édgar George, ¿por qué estamos viendo más?

Lo que ha habido es renovación del parque, es decir, sale un taxi viejo y reemplazan ese mismo por un modelo nuevo. En ese sentido hemos mejorado frente a lo que ocurría antes.
¿En qué época?

Cuando llegó Carlos Altamar a Metrotránsito, con una sola resolución sacaban 20 y 30 taxis. Fue una de las administraciones más funestas que personalmente denuncié en EL HERALDO. Alcanzaron a ingresar 3 mil unidades a la ciudad. Eso disparó las cifras.

El clima mejoró...

Claro, ahora la queja es porque seguimos pagando los impuestos más altos del país. Y porque la atención es lenta.

¿Un alivio para esa sobreoferta es el pico y placa que ustedes plantean?

Realmente el pico y placa no se necesita, pero teniendo en cuenta que las vías son malas y pequeñas y el Transmetro agravó la movilidad, por eso pedimos la restricción.

¿Cómo analizan el tema de la fiscalización electrónica?

La Secretaría de Movilidad insiste en que el dueño del carro pague el comparendo. Entonces, los conductores tienen ahora un sube y baja de los taxis porque cada vez que cometen una infracción y los multan, dejan el carro tirado. Incluso ha habido empresarios que llevan multas pagas por $10 y $20 millones en conjunto.

¿Cómo frenar el sube y baja? 

Implementaremos una base de datos de taxistas para controlar a los que tienen comparendos pendientes y así ayudarles a los dueños porque no podemos seguir patrocinando esta sinvergüenzura de que los choferes se vuelen semáforos, pisen la cebra y vayan a exceso de velocidad y no les pasa nada. Eso tiene que acabar.

Otro problema que se avecina: llegó diciembre, y con ello el incremento de los taxistas en la carrera mínima.

Desde el año 2008 la tarifa no sube de 4.300 pesos. El alcalde Alejandro Char nos dijo en la reunión que los usuarios nos critican por los abusos. Le hemos explicado que esos $4.300 son los primeros 3,5 kilómetros de recorrido y que luego sube.

Le insisto, ahora en diciembre los taxistas cobran 1.000 pesos por prima y así se queda la tarifa.

Debe ser espontánea, como la autorizó Bogotá. El usuario no está obligado a pagar más, o si no, que apunte la placa y denuncie.

Entonces, ¿por qué Barranquilla tiene la tarifa mínima más alta?

Porque es una ciudad sui géneris. Aquí hay vías malas, estrechas y la salinidad acaba más rápido el carro. Además, tenemos los impuestos de Movilidad más altos del país.

¿Cuáles han sido los tres grandes errores de la Secretaría de Movilidad?

El pico y placa de taxis porque solo se escuchó a una minoría, sin estudio previo. La lentitud de los procesos en la Secretaria de Movilidad. Hay un ánimo de querer hacer las cosas bien pero son demorados. La terquedad del secretario Alfredo Piñeres en no escuchar. Es de oídos sordos, le gusta imponer, es lo que él diga. Le puede hablar todo el mundo porque cuando se empecina en una cosa, así es, así esté equivocado.

Ponga ejemplos.

En la mesa de concertación con los sindicatos de taxistas negó todos los puntos: el pico y placa general, el ajuste a la fiscalización electrónica, la solidaridad de comparendos, prescripción de las multas de Metrotránsito y el censo de taxis. Piñeres es una especie de Pinochet de la Movilidad. Es prepotente, arrogante, soberbio. Una persona en un ente oficial debe escuchar.

¿Cuál es el compromiso que firmó el Alcalde Char después en esa mesa?

El primero de diciembre debe arrancar el pico y placa. Así lo firmó el Alcalde porque la medida aliviará a descongestionar la movilidad. Serán ocho mil carros que dejarán de circular. El paro del 3 de noviembre quedó frenado porque llegamos a unos acuerdos.

¿Qué pasa si no se implementa la medida?

Char dijo que eso se iba a cumplir. Si eso no se cumple, tenga la plena seguridad que habrá una reacción del gremio de sindicatos de taxistas que impulsaron el paro. Nosotros simplemente hicimos acompañamiento, pero no podemos apoyar paros.

¿Qué sería?, ¿un paro?

Un paro general. Hay malestar porque dicen que algunos se vendieron en esa mesa. Allí nadie lo hizo. Todo se pactó en aras de que cumplieran los ocho puntos.

Y el taxímetro

Esa es una propuesta que planteó el Alcalde en la mesa.

Aquí ha habido malas experiencias con el taxímetro...

Claro, pero porque al mismo usuario le gusta arreglar la carrera con el taxista. Si nos garantizan los repuestos, hay que ponerlo por ley.


El proyecto de ley engavetado

Álvaro Forero, el vocero de los empresarios de taxis, asegura que lleva ocho años con un proyecto de Ley que él redactó, entregó a los congresistas e incluso al presidente Uribe durante la campaña de reelección, y no ha pasado nada. Se lo he entregado a Álvaro Asthon, a Armando Benedetti, a Mario Varón Olarte y a Álvaro Uribe. Todos se comprometieron a tramitarlo ante el Congreso pero lo engavetaron. Según el proyecto, el conductor está obligado a tener seguridad social, so pena de que no pueda conducir, que así como te piden la licencia de conducción, así sea con la seguridad social, que debe ser asumida por el propietario y el conductor, como lo establece la Ley, pero sin vínculo laboral.